Imagen

EL LECTOR ‘RICARDO’ DICE: 

‘Que tristeza me dió visitar el Centro Cultural Recoleta, bajisimo el nivel de las muestras y muy descuidado el espacio, pero peor fué encontrar una sala dedicada a la publicidad de una empresa!!! por mas que lo quieran enmarcar en el “PROYECTO WALLABEE” de José Luis Anzizar , es ni mas ni menos la utilización de un espacio publico que debería estar dedicado a la cultura y la promoción del arte, usurpado para vender la nueva coleccion de zapatos o zapatillas de una marca.

Deberia investigarse como es que llega una empresa a conseguir este espacio ¿paga por el lugar? ¿como convence la empresa a los curadores del C.C.R de priorizar el proyecto sobre tantos artistas que quieren y merecen exponer?

Bajo la excusa de: ” mostrar la interacción entre un artista y un objeto de consumo masivo poniendo en valor el resultado alcanzado: un objeto de consumo masivo que cobra la entidad de una pieza de arte” estan alquilando o usando las salas del Centro Cultural Recoleta para publicidad no tradicional, UNA VERGÜENZA!!!’