Imagen

NUESTRA LECTORA LAUCHA DICE:

‘El jueves pasado Fantino le preguntó a Massa si había salido con una mujer casada -refirió a un “fact” de la vida de Massa e implicando claramente la existencia de relaciones sexuales en la pregunta, la conversación que venía de andanzas parecidas de ambos por “Cocodrilo”-. También la pregunta dejaba entendido que refería a la época en que Massa era soltero. Suelto de cuerpo el candidato presidencial le contestó que sí, dando a entender que había salido con una o algunas mujeres casadas.

Lo veamos en términos morales y jurídicos tradicionales. Le preguntaron a Massa si había tenido relaciones que deben calificarse de adúlteras (delito penal en muchos países, todavía causa de divorcio con culpa en el derecho argentino). Es una conducta considerada pecado grave desde tiempo inmemorial, conforme la ley mosaica dada directamente por el mismo Dios a los hombres en el monte Sinaí, que les prohíbe tocar y siquiera mirar con deseo la mujer ajena. Este comportamiento, tachado desde siempre como cuasi criminal e indigno, fue alegremente asumido por Massa.

1) En Estados Unidos al día siguiente de decir eso (o en el mismo momento si el periodista no fuera un ignaro como Fantino), un candidato presidencial deja de ser candidato presidencial. Una persona con ese comportamiento se reputa indigna del cargo de Presidente de los Estados Unidos. Los yankees lo tienen claro, un h. de p., inmoral, que por calentura, le caga la esposa/mujer a otro -a quien, en la mayoría de los casos, seguramente conoce-, ¿no va a cagar a los millones de votantes a los que no conoce?.

2) Si alguien que comete un acto así, a la sazón fuera Presidente en USA y lo afirma automáticamente termina en un juicio político (recuerdan el caso Lewinsky, Clinton tuvo su impeachment del que fue salvado por “la economía, estúpido”, su inmenso carisma, y su inteligencia de alumno de Yale que jurídicamente y de modo escabroso le permitió sostener que no hubo adulterio). Ver: http://en.wikipedia.org/wiki/Impeachment_of_Bill_Clinton especialmente el minuto 6 y siguiente del audito del propio Clinton.

No recuerdo bien ahora la circunstancia, pero claramente se percibió en la entrevista que, apenas Massa le dio esta respuesta a Fantino, hubo un silencio y se notó como alguna indicación detrás de cámara, cambiando rápidamente los entrevistados de tema. Estoy seguro que alguien había advertido detrás de cámara la tremenda metida de pata de Massa y les dijo al simio y al chimpancé ¡cambien de tema!.

En ese punto, con mi mujer al lado, dije “esto es asqueroso”. Aviso que como dije antes, soy “monja”, aunque no un monja virgen. Esta exhibición de la inmoralidad despabilada me terminó de hartas. Al menos, si los Kirchner eran adúlteros entre ellos todavía -según dicen- tenían la hipocresía -homenaje social a la virtud- de ocultárselo mutuamente, de reprochárselo y pelearse cuando se enteraban, y armar trifulcas matrimoniales que -por sí mismas- implican un mínimo fondo moral -aún por el hecho de haber sido violado-. Este sujeto directamente lo afirma suelto de cuerpo.

No sé… me enseñaron que los caballeros no andamos pavonéandonos de nuestros pecados. Y si los tenemos, preferimos vivir nuestra vida “privadamente”, sin ser candidatos a presidente ni ponermos en una posición pública donde se presume un mínimo de virtud. No ser adúltero, o por lo menos tener vergüneza de eso, es un mínimo de virtud.

Hay un abismo entre Massa y yo.

Saludos,

PS. Scioli es diez veces peor en la materia, con su hija reconocida a la fuerza y muy muy tardíamente. Tiene la estatura ética de ese pigmeo moral llamado Diego Armando Maradona. Macri es otro sujeto sexualmente incontinente y adúltero. Pero sí, creo que, por lo menos, le da un poco de vergüenza’