Imagen

El Rey Filosofo en Platón es una alegoría del buen gobernar o de gobernar a traves de la virtud que da el conocimiento. Del mismo modo, una cultura saludable es aquelle que florece de manera espontánea y el Estado la potencia mediante medidas que le sean beneficiosas. Sin embargo, cuando la degeneración de todos estos parámetros se combinan con esa mononeuronal tendencia a creer que gobernar en favor de algo equivale a crear un organismo con ese algo como titulo, es algo que, al menos, en política cultural ha sido una costumbre peronista usada generalmente para transformar al Estado en una gran ubre de la cual alimentarse con contratitos y desesperaciones varias. Yo creo que estamos frente al colapso de dos logicas: la muy cultural obsesion argentina por el dinero (como algo que se acaba en la proxima ‘gran crisis’) y la muy cultural obsesion por la educacion publica (entendida no como adoptar los instrumentos para poner un negocio sino para ‘ser mejor ciudadano’). La combinacion de ambas logicas usualmente genera un ñoqui y Ricardo Forster podria haber si ungido como el Rey Ñoqui.

De este modo durante los 90s fuimos testigos de la emergencia del Instituto del Cine, del Teatro, por solo dar dos ejemplos, para durante la decada del 2000 dar un salto de la estructuracion burocratizante por disciplina a una generacion de aparatos estatatales en base a ‘unidades tematicas’. Asi emergieron la Unidad del Bicentenario y de la Memoria, por dar solo dos ejemplos. Esto mientras se abandono a su buena suerte a aquellos instrumentos de política cultural mas tradicionales, menos mediáticos y con responsabilidades más objetivas, como, por ejemplo, el Museo Nacional de Bellas Artes o el Archivo General de la Nacion. Que decir de la Biblioteca Nacional que abandono su rol tradicional para trasnformarse en una suerte de centro cultural/cafe literario de izquierda.

Imagen

Nunca estuve a favor de la creación de un Ministerio de Cultura porque en la lógica reinante tamaño emprendimiento seria una oportunidad para ampliar la misma lógica de generación de organismos temáticos para emplear amigos, amantes y ñoquis. El Kirchnerismo ha encontrado en la llamada ‘formacion’ el modo de derroche mas significativo. Esto lo ha hecho desde la Secretaria de la Funcion Publica que tiene varios programas con financiamiento internacional (es decir deuda publica) en los que los funcionarios dan charlas con algún invitado internacional a sus propios amigos y adlateres. Esto se fotografía y se pone en la pagina web del ministerio en cuestion. Es decir, el nivel de endogamia narcisista al punto de la autodestrucción (ya que los convence a todos de que están formandose cuando en realidad están generando escenarios para perpetuar el rosqueo y el parasitismo) llegó a niveles, creo que históricamente insuperables. Personalmente, creo que la Secretaria debería desaparecer y sus fondos deberían canalizarse en organismos de fomento muy específicos como el Fondo Nacional de las Artes y una serie de organismos descentralizados que no necesitan un ministerio ni una secretaria.

Sin embargo, la designacion de Ricardo Forster como Secretario del Pensamiento Nacional lleva esta lógica a otro nivel ya que, en primer lugar, es contraintuitiva la creación de un organismo dedicado al pensamiento dentro del Estado. Es decir, la ‘unidad Pensamiento Nacional’ es el sistema de la universidad publica. Punto y aparte. Dentro del estado, la unidad de pensamiento es el Consejo de Ministros o Gabinete. En este caso se está dando a Ricardo Forster una bolsa de contratos y fondos para publicarse el y sus amigos, dar charlas entre si, y creer que, de este modo, van a generar algún tipo de cambio en los modos de pensar la cultura argentina. En otras palabras, con el colosito de Andresito al lado del Quijote en la Avenida de Mayo se hizo a dicho personaje una figura clave de la historia argentina o se lo ridiculizo en tanto un ‘-ito’ más en esa inversión de lo bajo sobre lo alto que el Kirchnerismo ha transformado en excusa para toda acción estatal?

Es por esto que el decreto 837/2014, publicado hoy en el Boletín Oficial con las firmas de la presidenta Cristina Kirchner el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich y la ministra de Cultura, Teresa Parodi, mediante el cual se designa a uno de los creadores de ‘Carta Abierta’ como Secretario del Pensamiento Nacional confirma la estupidez reinante y una voracidad que ya, a esta altura, debería estar mucho mas disimulada. Just a thought.