Imagen

En la siguiente ‘publi-nota’ (referida al robo del Quinquela de la intendencia de Bahia Blanca) el Diario La Nacion MIENTE  al decir que la gente de ROLDAN se presentó  “espontaneamente” cuando en realidad la DDI llego investigando hasta juncal al 700. Por qué miente el diario La Nación? Es acaso una nota paga por Roldán?

EL SIGUIENTE ARTICULO FUE ESCRIBO POR GABRIEL DE NICOLA PARA LA NACION CON EL TITULO: ‘CÓMO APARECIÓ EL OLEO ROBADO DE QUINQUELA?’. INDUDABLEMENTE ESTA NOTA APUNTA A LAVAR LA IMAGEN DE LOS REMATADORES ROLDÁN QUIENES HABIAN COMPRADO SIN HACER LO MAS MINIMOS CHEQUEOS CORRESPONDIENTES UN QUINQUELA ROBADO DE UN INCENDIO A LA INTENDENCIA DE BAHIA BLANCA QUE PODRIA PENSARSE QUE FUE INTENCIONAL.

dsc04910 EL TEXTO DE NICOLA (PAGO POR ROLDAN?) DICE LO SIGUIENTE:

‘Había desaparecido el reloj de Manuel Belgrano del Museo Histórico Nacional y Sebastián Boccazzi, uno de los socios de la casa de remates Roldán, buscaba información por Internet para saber más sobre lo sucedido. De pronto, en medio de la búsqueda, encontró una información inesperada: el cuadro Proas al sol, del pintor argentino Benito Quinquela Martín, que había adquirido la galería hacía un mes, era robado.

De inmediato, Boccazzi se lo comunicó a sus socios y más tarde a su abogado para saber cuál era el procedimiento legal para devolver la obra. El cuadro les había llegado de la mano de unos anticuarios conocidos de Bahía Blanca. Compraron el óleo del célebre pintor de La Boca, de 1,62 por 1,92 metros, en la suma de 39.000 dólares, con la intención de tenerlo un tiempo y venderlo en el momento oportuno.

Ayer, horas después de que la casa Roldán revelara a la policía las circunstancias en que les había sido entregado el cuadro, dos hombres y una mujer fueron detenidos en Bahía Blanca y acusados de robo. Los investigadores sospechan que la mujer tuvo una participación activa en la entrega del óleo.

Los mismos anticuarios bahienses que vendieron el cuadro de Quinquela habían entregado en consignación a Roldán, a fines de marzo, una obra de Antonio Berni, El pulóver negro . La obra estuvo en consignación por un breve tiempo y luego los anticuarios la retiraron. Más tarde llegaron hace un mes con la obra de Quinquela Martín.

1385262_232867750250268_224252191_n

Cuando los socios de la casa Roldán se enteraron de que el cuadro de Quinquela Martín era robado, siguieron buscando información y entraron en el portal del Museo de Bellas Artes de Bahía Blanca, donde vieron el cuadro del pintor de La Boca y, al lado, el de Berni, como obras pertenecientes al patrimonio del museo.

Anteayer, un día después de haberse enterado de que la obra que poseían era robada, los socios de Roldán hacían la denuncia en la fiscalía de turno. “Fuimos a hacer la denuncia y a devolverla”, contó a LA NACION Catriel Ortiz Vidal, uno de los socios de Roldán. Por la tarde del mismo día, llegó Interpol a la casa rematadora para llevarse la obra.

Es la primera vez que la casa Roldán pasa por una situación como ésta. ¿Qué pensaron? ¿Qué sintieron? “En ese momento se te junta todo: te preguntás cómo puede ser un Quinquela robado, el Berni… Por nuestra parte, dijimos: «Mala suerte. Lo que corresponde es ir y entregar la obra»”, contó Ortiz Vidal.

Fuentes de la Policía Federal confiaron a LA NACION que la pintura de Quinquela Martín se pudo rescatar “gracias a la buena fe del comprador, que se presentó espontáneamente en la fiscalía para avisar que tenía la pintura”. Asimismo, indicaron: “No es común lo que pasó”.

Se trata de un caso excepcional, agregaron, porque si hubiera querido, la persona habría vendido la obra a un coleccionista y ganaba mucha plata.

De hecho, en la casa de remate dijeron que la obra hubiera podido salir a remate hoy con una base de 70.000 dólares. De este modo, los 39.000 dólares invertidos en el óleo por los martilleros se perdieron.

La obra de Benito Quinquela Martín había sido adquirida por un grupo de vecinos y donada a la Municipalidad de Bahía Blanca en 1954, cuando su autor realizó una exposición en esa ciudad del sur bonaerense con motivo de la inauguración del Museo de Bellas Artes, que en aquel momento estaba en el subsuelo del palacio comunal.

En principio, se creyó que el cuadro del reconocido artista había quedado destruido por un incendio desatado en mayo, en el despacho del intendente de Bahía Blanca, Cristián Breitenstein, del Frente para la Victoria.

El misterioso incendio ocurrió a las 7, luego de que tres delincuentes armados y con los rostros cubiertos tocaron el timbre en la puerta de acceso al palacio comunal bahiense.

Pero los peritajes realizados por la Policía Científica de Mar del Plata determinaron que había sido robado. Los estudios revelaron que hubo cortes simétricos en la tela, realizados con algún instrumental, los que, al parecer, habrían sido hechos con anterioridad al inicio del fuego. Según las especulaciones de los investigadores, los ladrones no habrían tenido tiempo de quitar sin romper la tela del marco y debieron apelar al corte.

Al hacer la denuncia por la obra de Quinquela Martín, la Casa Roldán también entregó a la fiscalía el viernes por la mañana toda la documentación que tenía sobre la obra de Berni, que habían tenido en su momento en consignación.

La obra de Quinquela tuvo un final feliz. La de Berni, por ahora no’