Imagen

EL/LA LECTOR/A LAUCHA DICE: 

‘Miguel Larreta es feo, y comete el error de pretender ser, además (en mi idioma) “fashion”.

Cuando alguien es tan feo, sobre todo un varón, el mejor medio que tiene para embellecerse es justamente no disfrazarse. Puedo agregar, si el sujeto es masculino -en algunas de estas fotos Blaquier deja peligrosamente de serlo- mediante vestimenta y comportamiento congruentes con esa masculinidad.

De ese modo, sujetos esteticamente horribles en sus rasgos (ordinarios), pasan a ser bellísimos o, al menos, agradables. ¿Quién no admiró a Charles Bronson en “peleador callejero”, y estamos hablando de uno de los varones más horribles de la historia? Obviamente nada pasaba por la vestimenta (pantalones, camisa, zapatos ¿Qué mas? aunque estamos hablando de una producción hollywoodense que no descuidó esos detalles), sin embargo estéticamente era agradable. Claro si lo vistieras a Charles Bronson con morados, pantalones ajustados por debajo de las votas, beige clarito o blanco, flaquito, camisa negra, botas… y es un espantajo.

Vean la foto de Miguel Larreta del evento Baron B, con jacket o smoking -ni se distingue-. Lo mirás ahi y es agradable. No podés decir nada. Nadie podría decirle jamás que es feo.

De onda Miguel, lo tuyo es onda normalito, normalito, elegante, por supuesto, pero tra dicional. Si tu conducta es de una masculinidad normal -eso no se “adquiere”- nadie te podría decir feo, como con acierto sucede en este post. Parecés una trola incogible, y así -si la tenés- solamente queda la plata y vos -ser humano- desparecés.

Saludos,

PS: Es la gran ventaja que tenemos los varones frente a las mujeres, podemos ser “hermosos” sin nada de producción e incluso con contra-producción. Podemos ser sucios, feos y malos.

Por eso la Iturrioza es despreciable.

Imagen